«…hay música que se hizo para permanecer underground…»
Es nuestro deber advertir que este artículo no pretende ser una rigurosa investigación académica, ni un listado enciclopédico de todas y cada una de las bandas de la época o ciudad aquí tratadas (así que por favor ahórrense los “faltó X banda”), ni un estudio sociológico de cómo y porqué del llamado Ultra Metal; de ello se han ocupado de manera exhaustiva personas mucho más preparadas que nosotros.

Aún así, consideramos pertinente hacer primero un recorrido semi-historiográfico para contextualizar a quienes desconocen qué es el “Ultra Metal” y, una vez terminado, centrarnos en lo que nos concierne: desglosar el legado del Ultra Metal y nuestra aseveración de que llegó a ningún lado. Lean bajo su propio riesgo.

PROEMIO — EL CANTO DE LOS SEPULCROS
A lo largo de la historia, el arte ha reflejado el espíritu y los avatares de una época determinada, a través de sus diversas manifestaciones. La música obedece también a esta premisa y sus artífices buscan, de una u otra manera, transmitir a otros su propia visión del mundo.

Por ello, no es casualidad que el Metal haya alcanzado su punto de máxima ebullición durante la década de los 80, porque si bien desde entonces los diversos subgéneros y corrientes del Metal se han diversificado, desarrollado, fusionado y enriquecido bebiendo de diversas fuentes musicales, fue en la última década de la Guerra Fría que el Metal se convirtió, por primera vez, en el estandarte de toda una generación que, ante el oscuro panorama de un futuro incierto, trataron de hallar una salida a sus propios demonios.

El cinismo y escepticismo de la generación de los 80 brotó en formas tan disímiles como el hedonismo del glam, el comentario social del thrash o el nihilismo del death; las bandas de heavy metal cantaban odas al espíritu épico de eras antiguas, entonando himnos al fin del mundo que parecía estar siempre a la vuelta de la esquina. La sombra del hongo nuclear amenazaba con cubrir la Tierra en cualquier momento, por lo que la vieja consigna del ‘vive rápido, muere joven’ parecía ser desplazada poco a poco por un afán de dejar una impronta en el mundo, de modo que si el invierno nuclear arrasaba con toda forma de vida en el planeta, quedaran por lo menos los ecos de sus lúgubres cantos sonando en el aire, como una tétrica banda sonora para el Apocalipsis. El Crepúsculo de los Dioses daba paso a la Antigua Noche y, entre los sepulcros, se oían voces que proclamaban la destrucción del mundo, tal como se conocía. Era la década de 1980, cuando Medellín era la capital del rock.

1982 / 1988 – GUERRA DE METAL — EXPLOSIÓN DEL “ULTRA”
El 23 de marzo de 1985 tuvo lugar la presentación en sociedad” del Metal en la llamada “Ciudad de la Eterna Primavera”. Ese día, en la Plaza de Toros La Macarena de la ciudad de Medellín, tuvo lugar lo que se conoce como la “Batalla de las Bandas”; un concierto que buscaba aprovechar la coyuntura del momento y la fuerza de un movimiento subterráneo, clandestino, que aumentaba en número y proporción, y que contó con la participación de las bandas MIERDA y PARABELLUM. Y si bien estas agrupaciones ya tenían un derrotero tras de sí, fue en ese escenario que la ciudad supo que existía un sonido estridente al que sus intérpretes y seguidores llamaban “Ultra Metal”.

Resultado de imagen para banda mierda medellin
En una época en la que el Metal estaba libre de etiquetas, cuando lo más extremo que se había escuchado en Medellín eran SLAYER y VENOM (y sus seguidores eran “eslayeros” y “venenosos”), cualquier cosa que —fuese por falta de técnica y/o de conocimientos técnicos de sonido— sonara màs pesada o rápida que estas dos bandas, y que por desconocimiento no se categorizaban (o simplemente no se querían categorizar) era considerado “más allà del Metal (conocido hasta entonces)”, por lo que terminò denominándose “Ultra”; algo así como “es que esto no es pesado, esto ya es repesado; ustedes tocan Metal… ¡nosotros tocamos es Ultra Metal!”… y de allí el nombre. El Ultra Metal fue un grito «ante una sociedad conformista ante el sistema, con letras contestarias y sonidos distorsionados empiricos donde se rechazaba la violencia de la ciudad, la sumisión religiosa y la política tradicional» [Prontuario Medellín].

A comienzos de la década, las reuniones de rockeros en los barrios de Medellín, conocidas como “las notas”, en las que se intercambiaba música e información, sin distinciones ideológicas ni de géneros musicales, eran los lugares en los que se cocía el caldo de cultivo del Metal subterráneo en la ciudad. Las dificultades técnicas y el desconocimiento musical en los intentos de emular los sonidos que llegaban del extranjero se mezclaron con el ensayo/error y el empirismo, deviniendo en la creación de un sonido y lenguaje propios, que respondían a las circunstancias de la época. Este coctel explosivo fue materializado por varios de quienes asistían a dichas “notas”, especialmente en dos de las bandas más representativas de esta fase embrionaria: MIERDA y PARABELLUM.

Hacia 1984, el radicalismo de los seguidores del punk había dividido las “notas”, creándose los “parches” de punk, en los que se rechazaba a quienes escuchaban Metal por considerarles “chatarreros”. Para entonces, PARABELLUM ya tenía un ensayo grabado en cassette que se iba pasando de mano en mano, aumentando la popularidad y reputación de la banda, siendo invitados a la “Batalla de las Bandas”, para tocar junto a MIERDA, SPOOL, LASSER, EXCALIBUR, KRAKEN, GLÖSTER GLADIATTOR y DANGER, que antes de este concierto también se llamaban EXCALIBUR, por lo que a última hora tuvieron que cambiarle el nombre a la banda para poder participar, Y PARABELLUM era la atracción principal.

Resultado de imagen para parabellum banda
Los hechos se sucedían con rapidez: en 1987 ya circulaban los ensayos grabados de bandas como AGRESSOR, SACRILEGIO, EKRION, NEKROMANTIE, MALEFICIO y PROFANACIÓN, el demo “Dioses Muertos” de REENCARNACIÓN, el 12” EP de PARABELLUM y los 7” EP de DANGER, ASTAROTH y GLOSTER GLADIATTOR, mientras que al año siguiente se prensaban el 7” EP NEMESIS, el segundo 12” EP de PARABELLUM, el 12” EP de BLASFEMIA y el LP de REENCARNACIÓN, una banda que nunca ha tenido miedo de experimentar e innovar; basta con mencionar la guitarra clásica y el violìn incluidos en su álbum debut, a medio camino entre el thrash, el hardcore y el death metal.

AULLIDOS SEPULCRALES – EL SONIDO DEL “ULTRA METAL”
En este punto es necesario precisar entre “estilo” y “sonido”. En este escrito, cuando menos, el “sonido” alude a la calidad de la grabación y el “estilo” a la mixtura de tendencias en la música marginal que devinieron en el Ultra Metal.
Aunque cada banda tenía sus propias mezclas y equilibrios estilísticos peculiares, su combinación de voces de pesadilla, estridentes baterías explosivas y guitarras difusas, es la marca característica de las bandas colombianas de “Ultra Metal” más reverenciadas, un sonido logrado más por azar que por una causa premeditada: aunque el primer acetato de PARABELLUM fue grabado y mezclado respectivamente en los estudios de grabación de grandes sellos colombianos como Discos Fuentes y Discos Victoria, o los estudios en los que grabaría la mayoría de bandas de esta generación (como REENCARNACIÓN, BLASFEMIA y NÉMESIS, que grabarían sus acetatos en Raymond Records, un estudio en el que se grababa música popular, propiedad del señor Gabriel Raymond), el personal que trabajaba en estos lugares estaba acostumbrado a grabar música típicamente colombiana (vallenato, bambuco, guabina, carrilera) o, en el mejor de los casos, salsa y merengue.

Los equipos no estaban preparados para soportar el voltaje de una guitarra eléctrica (por eso más de una vez quemaban canales en las consolas), mucho menos las rápidas baterías o los desgarrados gritos de sus vocalistas… en resumen, nadie en Colombia sabía cómo grabar Metal. Pese a ello —o tal vez gracias a ello— los discos de la época tienen ese sonido característico, crudo (sin edición ni efectos) y sucio (sin ecualización adecuada), que los hace aún más especiales. Y a todo ello hay que sumarle el hecho que muchas de estas bandas construían ellas mismas sus instrumentos de manera artesanal; guitarras y bajos hechos por ellos mismos, con repuestos y partes de otros artefactos, inevitablemente producían tonos y sonidos únicos.

Por desgracia, la única manera de describir la música creada por las bandas del “Ultra Metal” es de forma retrospectiva, es decir, utilizando términos contemporáneos. Sin embargo, no tememos faltar a la verdad si afirmamos que el sonido del “Ultra Metal” lo compone una mezcla única de sonidos, estilos y tendencias dentro del punk, el hardcore y el Metal (demostrada en la variedad de ritmos y letras de las bandas de estos años), que no fue replicada en ninguna otra expresión posterior del Metal: es como tomar las turbias y difusas guitarras distorsionadas del black metal pero tocadas a la velocidad de los aullantes riffs y la percusión frenética del thrash, todo ello sirviendo de soporte a una vocalización realmente demoníaca.

Por ejemplo, el primer álbum de REENCARNACIÓN está más cerca del thrash y el hardcore punk; los gritos y aullidos monstruosos de PARABELLUM se estrellan contra la pared de ruido de las guitarras de “La Bruja”; los gritos asesinos que se intercalan a destiempo con los gruñidos bajos en BLASFEMIA, la pesadez y agresividad de las guitarras y batería que aceleran las influencias thrash y death en ASTAROTH y PIROKINESIS… pero la música no sería nada sin las letras.

Resultado de imagen para astaroth medellin
En esta época, «las bandas se preocupan por narrar una ciudad en constante decadencia donde siempre ha estado dominada por religiosos católicos conservadores y delincuentes, ahora la violencia se recrudece con el fenómeno del narcotráfico que deja miles de jóvenes asesinados en la ciudad» [Prontuario Medellín]. Y la mejor manera de rebelarse —y revelarse— ante esa pacata sociedad, tradicionalista y costumbrista es utilizar, de manera simbólica, la figura del adversario por antonomasia: «Satán y madre muerte juntos se aparean sobre el altar de una iglesia / Madre muerte clava agujas en su vientre, Satán escupe pus de su pene» [PARABELLUM]
«La oposicion a la religión es impulsada mas por contestar a la tradición antioqueña donde el símbolo cristiano hace parte de la visión y formación de la familia colombiana. La letra toma fuerza con la energía de una voz fuerte y llena de rabia asemejando el dolor que produce la guerra». [Prontuario Medellín]
Y es que además de vivir en una sociedad católica y conservadora, esta generación vivía y convivía a diario con la muerte. Porque si a los jóvenes del primer mundo les atormentaba el fantasma de la guerra nuclear y trataban de exorcizar sus demonios cantándole a la sangre y la muerte que hacía décadas había asolado sus tierras, los jóvenes de Medellín veían muertos en medio de charcos de sangre tendidos en sus calles, en sus parques, en sus barrios, siendo testigos de la brutal violencia que azotaba la ciudad durante la cruenta guerra contra el narcotráfico, como una manera de hacerle frente.

«Ser rockero es (…) asumir la vida con posiciones reales. Ser rockero no es propiamente escuchar música rock; Nietzsche por ejemplo no escuchaba música rock, y yo considero que es una persona rockera, metalera, porque era una persona abierta, contundente, contestataria, rompía y destruía para volver a construir, renovaba. No era simplemente la destrucción por la destrucción, porque eso es ya un problema patológico; sino que era la destrucción por la renovación, por volver a construir» — Víctor Raúl Jaramillo, en “Historias del Rock”, documental de 1995.

El movimiento siguió creciendo con bandas como NEMESIS, QUIROMANCIA, , BLASFEMIA y PROFANACIÒN (otra banda que estaba adelantada a su tiempo). Pero hacia 1989, las bandas comienzan a explorar las tendencias que se dan en la época, y la banda que pondría fin al capítulo, “abandonando” la etiqueta de “Ultra Metal” con la que, hasta entonces, se habían identificado las bandas de la ciudad, siendo la primera en declararse “death metal”… MASACRE

Resultado de imagen para masacre bullmetal
MÓRBIDA IMPLOSIÓN EN EL IMPERIO DEL TERROR
Entre 1989 y 1992, la naciente escena colombiana se vio sacudida por una fuerza demoledora que, con la contundencia de su música, estremeció dicha escena hasta sus cimientos, de tal manera que muchas bandas se replantearon la manera que tenían de hacer música.

MASACRE causó sensación con su primer demo, grabado en junio de 1989 y, de allí en adelante, con su demo “Cáncer de Nuestros Días”, su 12” “Ola de Violencia” (grabado en mayo de 1990 y, tal vez, el primer acetato propiamente grabado por alguien que, medianamente, conocía cómo grabar rock en la ciudad) y el emblemático “Reqviem”, que sirvieron de canon a bandas emergentes como TENEBRARUM, EUTANASIA y DEGRADEATH.

Talento había y mucho, y entre 1990 y 1995, la explosión del “Metal Medallo” se reflejaba en los conciertos continuos en el Teatro al Aire Libre Carlos Vieco o en Tiempos Modernos/Ivo Romani del barrio Prado Centro y en tantos espacios que se aprovecharon para ello, en los programas radiales especializados que abrían una ventana para la escena local, y en la nueva generación tenía muchas cosas para ofrecer.

Pero el movimiento no tardó en hacer implosión, y el impulso no duró mucho y después de 1995 fueron muy pocas las bandas de esa Segunda Ola que aún perduraban; MASACRE y TENEBRARUM grababan nuevos álbumes, NEBIROS, TYPHON y MALEFICARUM grabarían sus debuts, pero para lograr una repercusión internacional en un medio saturado de propuestas musicales similares, la exigencia del medio elevaba el nivel de las bandas, y grandes promesas como ATHANATOR, HOLOCAUSTO y ANTAGON cesarían actividades durante la segunda mitad de esa década, dejando como todo legado un demo o, cuando mucho, un 7” EP. En comparación con años anteriores, y en contravía al resto del país, donde el Metal estaba en auge, la cantidad de bandas y producciones de la ciudad de Medellín disminuirían significativamente entre 1996 y 2002; el apoyo a las bandas había decaído, prácticamente no hubo relevo generacional y, sólo a partir de 2003, la escena de Medellín resurgiría, revitalizándose con la llegada de una nueva generación que, además de seguir las bandas ya existentes, harían lo mismo con las nuevas.

GOEBBELS TENÍA RAZÓN
Se ha repetido hasta la saciedad —cuando menos en Colombia— sobre la influencia que pudo haber tenido en Euronymous la música de bandas como PARABELLUM o REENCARNACIÓN, exponentes del llamado “Ultra Metal”, en el desarrollo del sonido de MAYHEM.

Esta «medio mentira o pseudoverdad» —como la describe Juan Camilo Arboleda de Melodías en Acero— comenzó como un rumor, como una anécdota: “Que en la Kerrang Euronymous decía que su influencia en la guitarra era Piolín”. “No, no fue en la Kerrang, fue en la Metal Hammer”. “No, fue en Slayer Magazine…” “No, fue en Necro Metal”, “es que estaba en una carta”, “es que Bull Metal nos dijo…”, o las líneas (ahora famosas) incluidas en “Tempus Mortis”, la reedición en digipack de las grabaciones de PARABELLUM, prensada en 2005 por BLASFEMIA RECORDS, sello sueco propiedad de Emilio Cuesta, un colombiano radicado en Suecia desde hace muchos años:
«Yo escuché hablar de PARABELLUM por primera vez a principios de 1992 en una tienda de Oslo, Noruega, llamada Helvete. Su dueño, Oysten Aarseth (Euronymous) fue el primero en hablar conmigo de PARABELLUM. Su opinión sobre la banda fue: “ellos fueron una de las únicas bandas reales que ha existido”, y que al mismo tiempo con la banda REENCARNACIÓN (otra banda colombiana) fueron una influencia para su banda “Mayhem” — Emilio Cuesta, BLASFEMIA RECORDS. Estocolmo, Suecia, Mayo 2005».
Pero una cosa es la evidencia anecdótica (“es que fulano me dijo”, “es que yo alguna vez escuché”) y otra muy distinta son los registros existentes. Y hoy en día, es casi imposible que alguien, en algún momento en el futuro, muestre un ejemplar de revista, un fanzine, una carta, o cualquier otra prueba o evidencia que sustente esta afirmación. Así que, mientras aparece, atengámonos a los hechos:
«Recuerdo que un amigo de EEUU vino y trajo dos LPs del Deathcrush, Recuerdo que le compré un disco y adentro venía un volantico que decía: “Llene este cupón, su copia es l anúmero tal, por favor envíelo a nuestro correo para nosotros tener contacto con usted, para tener una información de dónde está ese disco” Recuerdo que le escribí a Euronymous y èl me respondió diciendo que le parecía increíble que en Colombia hubiese Metal y que estuviera una copia del “Deathcrush” acá en Colombia. Me preguntaba que cómo la había conseguido y le dije que por medio de un amigo que había traido dos copias, y comenzamos en ese intercambio de correos… luego yo le dije que tenía una banda y Bull Metal, como por lo menos entendía el idioma, me hacía las cartas, y ya él empezó a escribirle a Euronymous.

Resultado de imagen para mayhem
Y empezamos a tener correos con Euronymous y luego con Dead. Y ya fue como una relación más confianza, más amistad. Recuerdo que las cartas de Euronymous eran de páginas, y recuerdo mucho que él nos hablaba de bandas que estaban sonando, de lo que él opinaba de la escena noruega, que en ese momento él decía que Noruega era una mierda y que sólo había puros “patinetos” y gente que no estaba por nada en la escena, y que la única banda verdadera era DARKTHRONE; de resto todas las bandas eran puro ANTHRAX y cosas así. Ya después me doy cuenta que al poco tiempo comienzan a salir bandas de black metal en chorrera, y me doy cuenta que también es una mentira, porque si Euronymous mismo decía que no había nada, ¿cómo iban a salir bandas tan seguido? Yo creo que eso se tomó como una pose y una moda también» — Alex Oquendo. Entrevista para la serie “Historias del Metal en Medellín”
Tanto a “Trapeator” como a “Bull Metal” le interesaba dar a conocer su banda, y a Euronymous le interesaba seguir alimentando su conocimiento sobre bandas de Metal de países exóticos y lugares en los que las condiciones sociopolíticas harían del Metal algo realmente extremo. Así que, además de enviar sendas copias de la cinta-ensayo “Sepulcros en Ruinas” (que les valió una entrevista en la edición #7 del legendario fanzine noruego SLAYER MAG), Bull Metal envió el material que, en esa época, había para mostrar. Sólo podemos especular, pero lo más probable es que entre esas bandas estuviesen PARABELLUM, BLASFEMIA, ASTAROTH, NEMESIS e, indudablemente, REENCARNACIÓN, que gustaría lo suficiente para que Per Yngvie Ohlin “Dead” marcara a cuchillo el logo de la banda en una de las paredes del lugar de ensayo de MAYHEM, y que Jon Metallion la tuviese presente en sus comentarios en su entrevista para la Hell’zine #2.

Que Euronymous estuviera interesado en las bandas de Suramérica es innegable, y ello era ampliamente conocido en estas latitudes, tal como puede corroborarse en estas dos entrevistas:
«DEATH LIKE SILENCE fue creado para construir una alternative a los sellos capitalistas que explotan y chupan el dinero a la escena. Creo que el death metal nada tiene que ver con la industria de la música común comercial y que debería permanecer totalmente independiente. Hemos boicoteado a todos los sellos de distribución comercial, y sólo tendremos amigos en todo el mundo que nos ayuden a vender el material que sacamos. Nos gustaría crear una red subterránea para la escena de death metal, con gente vendiendo discos, organizando conciertos e incluso montando tiendas de discos en varios países. Acabamos de lanzar el primer álbum, de los suecos MERCILESS “The Awakening”, que pueden ordenarlo en Europa por $10 (transporte terrestre) o $15 (por vía aérea). Para futuros lanzamientos, si todo sale bien, estaremos prensando un LP con MASACRE (Colombia), MASTER’S HAMMER (República Checa), TORMENTOR (Hungría), ROTTING CHRIST (Grecia) y HADEZ (Perú)». — Holocaust ‘zine # 4, p. 37 (1990)
«Nosotros teníamos el plan de sacar el Requiem en el Deathlike Silence, en sello de Euronymous. Recuerdo que estábamos encasillados; primero venía VULCANO, luego estaba MASACRE, luego HADEZ de Perú… y una cantidad de bandas que iban a salir en Deathlike Silence» — Alex Oquendo. Entrevista realizada para la serie “Historias del Metal en Medellín”. 2006.

Resultado de imagen para hadez peru
REENCARNACION (y probablemente PARABELLUM) junto a los brasileños VULCANO, los peruanos HADEZ y los húngaros TORMENTOR, llamarían la atención del ávido coleccionista de rarezas que era Eurnoymous, claro, pero hay un hecho innegable: para cuando las bandas colombianas llegaron al fiordo de Oslo, el sonido de MAYHEM ya estaba desarrollado, tal como puede comprobarse en las grabaciones de ensayos y conciertos de la banda de 1988-1989. Para cuando el violento sonido del Ultra Metal llegó a Noruega, las bandas de la emergente escena nórdica estaba mermando la velocidad y crudeza de sus propuestas. Como afirma Gustavo Álvarez (DEGRADEATH, PAGAN FEARS) «el sonido de las bandas gustó por su crudeza, mas eso no significa influencia». Pero el boca en boca y la hipérbole a la que son tan afectos quienes habitan la ciudad de Medellín, ha creado una realidad alterna que es muy difícil de diluir.

Como dato curioso, en una entrevista a Fenriz de la banda noruega DARKTHRONE, realizada por la publicación colombiana BLEEDING NOIZE FANZINE, el legendario baterista respondió de esta manera cuando se le preguntò si conocía a PARABELLUM y REENCARNACIÒN:
«PARABELLUM me la pasó JONAS SVENSSON En un CD-R, él es un amigo mío, que ha hecho varios trabajos para MAYHEM y SODOM. Me gusto muchísimo, otros amigos acá en Noruega tienen la tendencia de adorarles, es una banda de culto total; como FLAMES OF HELL de Islandia, por poner otro caso. Pero creo que fue quizás más una influencia para Euronymous que para Mayhem, a él siempre le gustaron las cosas “exóticas” en cuanto a Rencarnacion no conozco nada de ellos, ¿Tu conoces IMPOSTOR de Noruega? Son re-infernales, su demo de 1988 es “Messiah” (ED: Billy) en las voces (Billy “Messiah” fue cantante de Mayhem durante el periodo 1986-1987, también cantó y tocó bajo en otra veterana banda de Noruega DEATH FUCK)».
Para concluir este apartado podemos afirmar que, si hubo una influencia sudamericana decisiva en el desarrollo del black noruego, esa influencia fue SARCOFAGO, cuyos demos eran ampliamente conocidos para 1987, cuando la Cogumelo prensó el “INRI” y entre los múltiples compradores por correo de esa primera edición, estaban Euronymous y Jon “Metallion”. Y si queda alguna duda, tengan presente la sorpresa del primero cuando se enteró que en Colombia había Metal.

¿Y el Ultra Metal? Más que la alegada influencia para el black metal, el Ultra Metal fue una influencia más dentro del movimiento subterráneo en general, realimentándose constantemente, influyendo y recibiendo a su vez, influencias de bandas de grindcore, punk, hardcore y Metal.
Para bien o para mal, la historia se ha convertido en leyenda y la leyenda se convierte en mito. Desmitificar esta parte de la historia será muy difícil, porque los seres humanos preferimos creer en mitos que enfrentarnos a la dura realidad. Habrá quienes defiendan y quienes critiquen estas afirmaciones, que solo indican una cosa: ¡cuánta razón tenía Herr Goebbels, al decir que cuando una mentira se repite lo suficiente, termina por convertirse en verdad!

¿DÓNDE ESTÁ EL LEGADO?
Que a PARABELLUM le tomase diez años vender sus MLP, y que en 1997 los acetatos de BLASFEMIA y REENCARNACIÓN aún fuesen relativamente fáciles de conseguir, dice mucho no sólo sobre los mecanismos de distribución de la época, sino sobre el interés del público por este material, que muchos veían como “bulla”, “ruidoso” y “anticuado”. Pero de un tiempo hacia acá existe un interés creciente en el Ultra Metal, y ello puede deberse a dos factores:
Uno de ellos lo constituye las reediciones (oficiales o no) realizadas en años recientes de los ensayos de NEKROMANTIE, los EPs de PARABELLUM y BLASFEMIA y los demos, el LP y el EP de REENCARNACIÓN, gracias a las cuales las generaciones de la era digital han podido acercarse a este material.

El segundo factor es la excelente serie radial “Historias del Metal en Medellín”, realizada por Juan Camilo Arboleda y Juan David Alzate del programa Melodías en Acero, transmitida por primera vez entre el 2 de febrero y marzo de 2006, y ganadora del Premio Naciona de Periodismo Simón Bolívar en octubre de ese mismo año.

Pero para cuando la serie radial comenzó a planearse, los creadores del Ultra Metal estaban desde hace años en otros proyectos, más afines al hardcore. De PARABELLUM podemos decir que, una vez disuelta la banda en 1988, su guitarrista principal, Carlos Mario Pérez fundó HERPES y, en compañía de Alberto Correa y Alexis Vélez (ambos ex ATAQUE DE SONIDO), viene desde 2003 en ORGANISMOS.
John Jairo Martínez (guitarrista rítmico) y Ramón Restrepo (garganta) decidieron formar BLASFEMIA; en años posteriores, John Jairo estaría en NÉMESIS y otras agrupaciones, para luego concentrarse en la banda de punk/hardcore CENSURA, mientras que Ramón le ha dado continuidad a la banda de hardcore RESTOS DE TRAGEDIA (fundada en 1988 con César Quiceno de MALEFICIO, impulsado por su necesidad de expresar la cruda realidad que vivìa la ciudad de Medellín durante esos años) y a su proyecto solista RAMÓN, para finalmente resucitar hace relativamente poco a BLASFEMIA (reactivación a la que, por cierto, no le faltan críticos). Por último, Cipriano Álvarez (tarros) uniría fuerzas con “Piolín” en HP-HC, dedicándose en los 90 a su proyecto LIBRA, para luego alejarse de la música.

En cuanto al resto, anotar aquí qué ha sido de ellos haría de este artículo un escrito innecesariamente largo. Bastará con decir que algunos de ellos murieron, mientras que Eder Álvarez y Miguel Ángel Mora (Tato) de HERPES, formarían OMINOUS y, finalmente. muchos otros se dedicarían al hardcore por considerarlo un medio más apropiado para expresar sus comentarios sociales.

Tal vez sea Víctor Raúl Jaramillo el único que se ha mantenido firme todos estos años con REENCARNACIÓN, experimentando con sonidos, letras y tendencias, siguiéndole de cerca Ramòn Restrepo, que nunca abandonò la música subterránea, Antonio “Toño” Guerrero (primer guitarrista de MASACRE) que, después de haber acabado con AGRESSOR a finales de los 80, decidió volverla a armar en 2005, siendo además un reputado sonidista de Medellín). DANGER siguió tocando con dos períodos de receso forzado (1988-1993 y 2005-2010), lo cual podría explicar que su producción se limite a su 7” EP de 1987 y un demo en CD-R grabado en 2010.

Respecto a las nuevas generaciones, los bogotanos BELKANT emularon el estilo visceral y el sonido crudo y sucio en su álbum “Inframetal” de 2014, mientras que en Medellín tenemos a MORDAZ, fundada en 2007, que cuenta en sus filas con miembros actuales de BLASFEMIA y REENCARNACIÓN, que procuran rescatar esa música contestataria y estridente del Ultra Metal, conservando algunas semejanzas estilísticas pero con un sonido mucho mas depurado.

No podemos pasar por alto a PRESAGIO (con miembros de las bandas de black metal NEBIROS, OSCURIDAD y ERZEBET), cuyo demo de 2012 “La Infamia de Dios” replica el estilo y el sonido directo, crudo (sin edición ni efectos) y sucio (sin ecualización adecuada) del Ultra Metal, con letras que, similares a las de MORBID MACABRE, rescatan ese aire contestatario que siempre ha tenido el Metal, pero que las nuevas generaciones han hecho a un lado por considerarlas “pasadas de moda” o, peor aún, “impropio” e “inadecuado”.
Puede que el estilo del Ultra Metal sigua vigente, aunque se ha vuelto cliché hoy en dìa resumirlo todo en “Ultra”, porque no es cuestión de emular el sonido; este exige una expresión en el idioma original, fundamental para llevar el mensaje a la gente, de algo que se ha perdido en el Metal hoy en dìa: la posición política. Sin embargo, es preciso apuntar que dicha posición se mantiene en bandas como ORGANISMOS, BLASFEMIA, MORDAZ Y REENCARNACIÓN.

Resultado de imagen para nebiros
POR QUÉ LLEGÓ A NINGÚN LADO
Al igual que los movimientos en otros países que le llevaban la delantera a Colombia, como Chile y Brasil, el sonido artesanal del Ultra Metal hace parte de esa primera ola de metal extremo que se hacía entre 1984 y 1987, sólo que lo hecho en Medellìn poseìa un estilo único, diferente a lo realizado durante esos años en los países mencionados, tal vez por estar menos “contaminado” de las tendencias.
Que estas bandas carecieran de los recursos y las oportunidades para grabar un álbum o salir de gira, queda como una oportunidad perdida que hubiera llevado su música a una audiencia mayoritaria. Esto, y el hecho que sus creadores poco les interesara darse a conocer por fuera del país, hizo que el Ultra Metal fuese conocido sòlo por los seguidores más apasionados y puristas del underground mundial, subsistiendo como un secreto que se transmitìa entre unos cuantos iniciados en la mística subterránea.
Hoy en día, además de las bandas actuales que, con su propuesta, emulan la fusión de corrientes y tendencias subterráneas (punk, hardcore, metal) que nutrieron al Ultra Metal, cabe preguntarse por la validez en el trata de emular la calidad del sonido; esa repetida “crudeza y suciedad” se ha convertido desde mediados de los 80 en la marca de un movimiento conocido como “Lo-Fi” (low-fidelity, baja fidelidad), que trata precisamente de recuperar esas características con las que se hacía el rock and roll en sus inicios y que se replicó en el punk y hardcore de principios de los 80, teniendo acogida en un sector de la música underground, como un rechazo a los estándares contemporáneos de producción.

Mientras que la crudeza y suciedad del Ultra fue casual y coyuntural, el Lo-Fi halló eco en el black noruego, cuando BURZUM y DARKTHRONE lo hacían causal, buscando grabar con los peores equipos a mano, tomando con ello una posición contestataria al rechazar los estándares de la época, con la deliberada intención adicional de “repetir” sonidos. No en vano “A Blaze in the Northern Sky” y “Under a Funeral Moon” fueron grabados en Creative Studios, el mismo lugar utilizado por MAYHEM para grabar su “Deathcrush”, mientras que Varg acudió a Grieghallen, porque allí habían grabado su primer demo sus amigos de OLD FUNERAL (siendo la primera banda de metal en grabar allí) y porque le quedaba más cerca a la casa. De esta manera, aunque el Lo-Fi americano llevaba varios años haciendo auge en la música subterránea, sería popularizado en el emergente black metal, siendo conocido desde entonces como el sonido “necro”.

Y aunque esa (falta de) calidad del sonido podría replicarse hoy día, no hay muchas personas que parezcan interesadas en ello, o cuando menos, no parece haber mucha voluntad de hacerlo. Ni siquiera quienes crearon el Ultra Metal se preocupàn por continuar su promoción y desarrollo, asi sea a nivel local; ni Ramón con BLASFEMIA, ni las demás bandas que han regresado (AGRESSOR, DANGER) han buscado emular el sonido Lo-Fi del Ultra Metal con el que inició el movimiento.

El cenit del Ultra Metal pasó desapercibido para el resto del mundo y el relevo generacional de 1989, al incorporar elementos de los estilos ya consolidados, como el death o el thrash, creó una nueva ola que dejó al movimiento en su estela. Los creadores del Ultra Metal no se interesaron ni por las etiquetas, ni por darle continuidad a una fórmula encontrada o preestablecida. Siguieron haciendo lo suyo, expresando a través de sus instrumentos el odio, la rabia, la frustración, la impotencia, el desasosiego y el sin sentido que se vivía en aquel entonces, utilizando la música como un medio, no como un fin. Por eso no les ha interesado copiar lo hecho hace 25 o 30 años atrás, ni mucho menos repetirse a sí mismos.

La generación que le siguió simplemente se apoyó en las bases dejadas por estas bandas, y se abrió camino, pero tomando las influencias que venían de fuera, combinando el empirismo y lo visceral del Ultra Metal con el popular thrash y el emergente death, depurando mucho más su aproximación estilísitca a lo que se hacía y escuchaba afuera. Pocos se dedicaron a innovar, muchos se limitaron a copiar.

Algunos de los demos y acetatos de esta época acumulaban polvo en los estantes de los pocos coleccionistas que los atesoraban y los compartían como secreto iniciático, mientras que muchas otras copias de estas cintas y vinilos terminaron en la cesta de la basura, a medida que sus antiguos dueños las desechaban, o bien como mercancía de segunda a precios irrisorios, y su música considerada como “bulla” por las generaciones posteriores a 1996, que sólo conocían lo que les daba Headbangers Ball. Sólo cuando la generación digital descubrió estas grabaciones y una nueva horda de coleccionistas se apresuró a darles cacería, su valor se incrementó exponencialmente debido al limitado número de copias originales y la escasez de las sobrevivientes. De lo contrario, habría caído en el olvido.
Y si ha demorado más de 30 años en salir de ese cerrado círculo de conocedores y comenzar a tener mayor difusión, mediante las reediciones de modestos sellos como Madman Productions o de otros relativamente más grandes como Nuclear War Now!, podría entonces decirse a coro con Antonio Restrepo “Tato”, guitarrista de HERPES, cuando afirma que «si tardò 30 años, se cumplió el objetivo».

Por Daniel melendez / Cronicas Estigias
FUENTES CONSULTADAS
Hell’zine vol. 1-4, 1988-1991; vol. 7, 1994.
Holocaust ‘zine vol. 4, 1990.
“Historia del Metal en Medellìn” – serie radial del programa Melodías en Acero
“Medellín en Vivo”. Omar Uràn. Libro publicado en 1997
Prontuario Medellìn – Repositorio de información sobre el punk, hardcore y metal underground de Medellìn
“Unearthing The Metal Underground: The Colombian Metal Scene” por Vicky Willis. Columna publicada el 30 de abril de 2012 en el portal Metal Underground.

“FENRIZ de DARKTHRONE…. 25 AÑOS DE FRÍO NÓRDICO…” Entrevista realizada por la publicación colombiana Bleeding Noise Fanzine, publicada en su blog el 16 de julio de 2012.
“Amistades Peligrosas” por Iván Mauricio Durán. Entrada publicado en un blog de El Tiempo, el 8 de marzo de 2015.
“Medellin Ultra Metal”, por Courtney Isaman. Artículo publicado en el portal Invisible Oranges el 23 de junio de 2015.
“Ultra Metal: ¿El legado musical más extremo de Medellín inspiró al black metal noruego?” por Juan Sebastián Barriga Ossa. Artículo publicado en VICE, el 5 de octubre de 2015.
“Rock y movimientos sociales” por Rafael Salazar. Trabajo de grado en Sociologìa de la Universidad de Antioquia (Medellín, actualmente en preparación.

Qué opinas del Artículo?

comentario(s)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here