En el que se da un breve resumen del origen, desarrollo y auge del subgénero. La Historia es una, y hay muchas maneras de contarla. Esta es la nuestra. Claro, probablemente hayamos omitido uno que otro nombre, pero esta nota no pretende ser un listado enciclopèdico de bandas, faltaba más.
Romanticismo a ultranza
Mientras el death metal se enfoca en la muerte y la descomposición de la materia, en el sin sentido de la vida y el azar tomando el lugar del Destino como regulador de los eventos de la experiencia humana, siendo así la propuesta musical más nihilista existente, el black metal se debate entre un nihilismo llevado más allá de la experiencia material: mientras el death se encarga de lo efímero de la material, el black se enfoca en la negación del sentido espiritual de la vida; no hay Dios que controle el Universo, mucho menos las vidas humanas, que se aferran a fantasías etéreas para darle a su vida un sentido que la materia no puede darle. Y con su énfasis en las emociones, el individualismo, la glorificación del pasado y de la Naturaleza, prefiriendo lo medieval a lo clásico, hacen del black metal un heredero del Romanticismo del siglo XVIII.

 

Terrorismo Estético – El Arsenal del Apocalipsis
Aunque hoy día sean lugares comunes y algo cliché, que en muchas ocasiones no tienen el mismo efecto que generaban cuando se inció, entre los temas recurrentes en el black metal son: nihilismo, el auge de las fuerzas demoníacas, guerra sangrienta y victoria sobre el cristianismo, el Apocalipsis o Ragnarok, ensalzando además el frío, la oscuridad, los bosques y otros espacios naturales propios de los países del norte de Europa, explorando también aspectos más oscuros de la vida, como la misantropía, guerra, violencia y desolación. Cabe anotar que muchas bandas esgrimen un profundo nacionalismo, cantando la historia y rescatando el folclor de sus países de origen. Por último, no hay que desconocer la enorme influencia que tiene la obra de J.R.R. Tolkien y, en menor grado, H.P. Lovecraft.
De obligada mención en la estética distintiva del subgénero es el corpse paint. El rostro blanco con manchas negras alrededor de los ojos y la boca pretendía asemejar el semblante de un cadáver con los síntomas de la Peste Negra que asoló Europa a mediados de la Baja Edad Media, llegando a Noruega en 1349. Utilizado como herramienta para diferenciar a los músicos de black metal del resto, el corpse paint de SLAYER y HELLHAMMER fue reemplazado poco a poco por el war paint; la pintura de guerra utilizada por los antiguos guerreros de las tribus nórdicas.
Se dice que inspirándose en los Oskorei —el fantasmagórico ejército de Odín que, montados en negros corceles y con el fiero aspecto que les daba su pintura de guerra, cruzaban los cielos durante la noche del 24 de diciembre— muchos guerreros tribales, sirviéndose del manto de la noche, pintaban sus rostros y cabalgaban con gran estrépito, arrojando sus antorchas sobre los primeros templos cristianos erigidos en suelo escandinavo y.persiguiendo a los frailes que huían al verles, Cualquier parecido con las acciones del llamado Inner Circle dista mucho de ser coincidencia.
Cronos, Tom Warrior y Quorthon: tres punkeros de corazón
Después que tres bebedores de birra batallando por Belcebú, conocidos como VENOM, grabaran los álbumes Welcome to Hell y Black Metal, comenzó a gestarse dentro del naciente thrash metal una corriente mucho más agresiva, cuya temática de satanista y ocultista le ganaría adeptos en todo el mundo.
Inspirados en la banda conformada por Cronos, Mantas y Abaddon, un suizo llamado Thomas Fischer adoptó el seudónimo de Tom Warrior y fundaría HELLHAMMER, una banda mucho más extrema en su enfoque. Además de ser los primeros en utilizar corpse paint, dos demos y su EP Apocalytic Raids (1984) serían punto de referencia para bandas futuras.
Algo similar haría Ace Börje Forsberg, un joven sueco que, de apenas 14 años de edad y cuyo nombre de guerra sería Quorthon, dio vida a BATHORY, banda que si bien en principio fue considerada como una mala copia de VENOM, su álbum The Return… of Darkness and Evil traería consigo las voces rasgadas, disonancias armónicas y atmósfera oscura y sombría que identifican al black metal; rasgos que se acentuarían en su siguiente álbum, Under the Sign of the Black Mark, publicado en 1987.
Pero existe otra influencia decisiva en el desarrollo del black metal, y esta proviene del hardcore punk. Pero antes de sacar sus puñales y gritar “¡Insolente!” y “¡Sabandija!”, hay que dejar algo en claro: aunque hoy día se habla retrospectivamente de una ‘primera ola’ y ‘segunda ola’, en realidad las etiquetas que hoy conocemos como ‘death’y y ‘black’ metal se aplicaban a las bandas más por el contenido de sus letras que por su estilística musical .
He aquí nuestro argumento:
Terminaban los años 70s, y la fusión de punk, blues y hard rock que había hecho MOTÖRHEAD en sus primeros álbumes fue adoptada por VENOM, en la estructura punky de sus riffs, derivando en un sonido que en nada se parecía al NWOBHM desarrollado a principios de los 80s. Y la potencia de la banda fue tal que era inevitable hacer comparaciones con las bandas más extremas que comenzaban a surgir en aquel entonces. Y ya fuese para negar cualquier influencia o asociación, o contrarrestar las acusaciones de ser una mala copia de VENOM, Quorthon siempre indicó que el primer álbum de BATHORY le debe más al hardcore punk británico de GBH que a Welcome to Hell, Black Metal y/o At War With Satan. Y ni hablar de CELTIC FROST; el siguiente proyecto de Tom Warrior se tomó lo “extremo” al pie de la letra, rompiendo esquemas y recogiendo influencias de muchas corrientes musicales; desde Joy Division, Siouxsie and the Banshees y Sisters of Mercy a Roxy Music y Christian Death porque, como ellos mismos lo afirman, “existen más matices y colores en la oscuridad que únicamente el negro”.
Sea como fuere, lo cierto es que la influencia de MISFITS en el desarrollo del thrash y de DISCHARGE y el d-beat en el desarrollo del black fueron elementos decisivos en esta época formativa de lo que hoy día se conoce como “metal extremo”; de hecho, la influencia que ha tenido el punk sobre el metal ha sido ampliamente documentada, explicada y detallada en numerosos escritos y la evidencia de dicha influencia es tan abrumadora que negarla obedece más a la obcecación mental que a supuestos radicalismos ideológicos. Y el black metal le debe más al hardcore punk que al heavy metal. Es difícil imaginar un metalero escuchando el Deathcrush de MAYHEM diciendo “Sí, aquí se nota la influencia de UFO”.
[Para más información sobre la influencia del punk sobre el metal, puede encontrarse en: Punk: ¿La influencia ignorada del Metal?].
Teniendo en cuenta lo indicado hasta ahora, es fácil identificar una línea estilística en desarrollo: Black Sabbath > Motörhead > Venom > Hellhammer > Bathory > Celtic Frost, llegando así a lo que, en cuanto a música y estilo, se identifica como el primer álbum de black metal tal como lo conocemos hoy día: The Return….
Además de Venom, Hellhammer y Bathory, otras bandas jugaron un papel importante en esta época, que daría forma y figura al black metal: el sombrío heavy metal de MERCYFUL FATE, en su álbum Melissa (1983); el crudo speed de los italianos BULLDOZER: el emblemático Under the Sign of Evil (1984) de los thrashers germanos SODOM y, finalmente, los brasileros SARCÓFAGO y su LP I.N.R.I. (1987), son de las grabaciones de mayor influencia en la historia y posterior desarrollo del black metal. En su momento, Euronymous, líder de los noruegos MAYHEM, citaría a DESTRUCTION como una influencia decisiva, considerándolos, junto a SODOM, “masterpieces of black stinking metal”.
(Es preciso añadir que a Quorthon no sólo le debemos el black metal; el subsiguiente álbum de BATHORY, Blood, Fire, Death (1988), incluiría por primera vez temas relacionados con la mitología nórdica, tanto en sus letras como en el arte de los LP’s, elementos que serían lo bastante influyentes para generar todo un subgénero; el llamado viking metal. Gracias, Quorthon, por esto también).
No, el sonido no fue a propósito
Aunque estas primeras emanaciones del black metal se caracterizaban por un sonido crudo y una pobre producción, la verdad es que nadie estaba preparado para capturar esos sonidos, y hoy en día se sabe que la crudeza que muchos alaban y resaltan como uno de los fuertes del gènero se logró más por una combinación de azar, precariedad y desconocimiento (The Return… fue grabado en los estudios Elektra de Estocolmo —donde se grabaron las canciones para la recopilación Scandinavian Metal Attack— en una consola de 24 canales con múltiples efectos a su disposición, y el Deathcrush también lo fue en un estudio profesional, pero en ambos casos ninguna de las personas a cargo de esos estudios y/o quienes manejaban las consolas no sabían cómo grabar ese tipo de música, y en ambos casos, tanto Quorthon como los integrantes de MAYHEM tuvieron que intervenir de manera empírica. Ni qué decir de los húngaros TORMENTOR o los brasileros SARCÓFAGO, que trabajaban con las uñas bajo las precariedades propias de los sistemas dictatoriales (de izquierda y derecha, respectivamente) en las que desarrollaron sus propuestas.
Sin embargo, a medida que las bandas de death metal ‘salían’ del underground siendo fichadas por sellos con presupuesto suficiente para pagar costosos estudios de grabación y eran promocionadas en MTV, algunos músicos optaron, de manera deliberada, de hacer resistencia a estas tendencias y, recurriendo a la estética lo-fi (baja fidelidad) optaron por recrear un sonido disonante; la voz áspera y rasgada, el sonido brillante, y los gritos agudos identifican al black metal y lo diferencian de los demás subgéneros. El efecto de reverberación que suele tener la voz le da un aire más cavernoso y espectral.
Lucifer Rising — La ‘segunda ola’ que muchos consideran la primera
De enormes repercusiones para el desarrollo y consolidación del subgénero, la erupción de bandas que provenía principalmente de Noruega fue liderada por MAYHEM, banda cuya influencia marcaría toda una generación de nuevas bandas, no sólo en la península escandinava, sino en el mundo entero.
Formada a mediados de los 80’s e inspirada en la temática oscura de bandas como Venom, Hellhammer, Destruction y Sodom, MAYHEM llevaría la agresividad musical un nivel más allá. Euronymous, su fundador, trató siempre de recrear el concepto de “maldad” a nivel musical, utilizando escalas tonales y secuencias armónicas de acordes menores que producían una atmósfera densa y disonante. Con el demo Pure Fucking Armageddon y el Mini LP Deathcrush, grabado en los Creative Studios de Kolbotn, Noruega, alcanzaron una enorme reputación a nivel mundial, consolidando su estatus dentro del underground, reputación construida sólo a partir de la imagen que el mismo Euronymous se preocupó por cultivar para la banda entre 1987 y 1990, promocionándose en el mundillo del tape-trading y las distros de la época. Y sin embargo, pese a todo su esfuerzo, el material de la banda pasaba casi inadvertido, tanto que para finales de 1990 Euronymous aún tenía en venta copias de su MLP de 1987.
Entre 1987 y 1990 comenzó a surgir de manera simultánea en toda Europa una serie de bandas que, haciendo suyas la estética y temáticas de BATHORY, allanarían el terreno para la inminente horda vikinga que se aproximaba. Entre estas bandas podemos mencionar a los suizos Alastis y Samael, los suecos Tiamat, los alemanes Falkenbach, los checos Root y Master’s Hammer y los griegos Rotting Christ (que por si usted, querido lector, no sabía, sus prmeras grabaciones son de grindcore). Y aunque la escena era pequeña en Norteamérica, los canadienses Blasphemy, los texanos Absu.y los californianos Von aportarían su grano de arena al subgénero.
El Inner Circle que nunca existió
Mientras tanto, alrededor de Euronymous, su discotienda Helvete en Oslo y su sello disquero Posercorpse/Deathlike Silence Productions, se formó un círculo de amigos, admiradores y aduladores, en su mayoría adolescentes, que Euronymous no tardó en promocionar como un grupo radical al que bautizó Inner Circle (una charada que muchos en el underground creyeron a pie juntillas) y cuyo propósito, supuestamente, era la erradicación violenta del cristianismo, reemplazándolo con creencias alternativas.
Que el llamado Inner Circle fue una estrategia publicitaria confeccionada por Euronymous y sus amigos es un hecho que también está ampliamente documentado por quienes hicieron parte del grupúsculo alrededor del joven y carismático emprendedor. Entre ese círculo interno de seguidores, había quienes formaron —o conformarían— bandas que, con el tiempo, portaron el negro estandarte del black metal, como BLACK DEATH, OLD FUNERAL, THOU SHALL SUFFER y URUK-HAI.
Originalmente llamados BLACK DEATH, los noruegos DARKTHRONE ejecutaban un oscuro death Metal, reflejado en el LP “Soulside Journey” (producido por Tomas Skogsberg en los míticos Sunlight Studios de Estocolmo, la Meca por aquel entonces del death metal escandinavo) pero para 1992 habían cambiado totalmente su estilo musical por un Black Metal crudo y un sonido sombrío y minimalista; A Blaze in the Northern Sky (grabado en los Creative Studios buscando recrear wl sonido del Deathcrush) fue la primera de una serie de grabaciones que, desde entonces, han tratado de ser emuladas por cientos de bandas alrededor del mundo.
Otra banda de death metal, llamada OLD FUNERAL, (embrión de IMMORTAL), trabajarían un un sonido crudo pero con una producción mucho más elaborada. IMMORTAL también grabaría una tripleta de álbumes emblemáticos en el black metal, siendo tal vez Battles in the North el más exitoso de los tres. Por su parte, THOU SHALL SUFFER, solo sacaría un demo, pero después de algunos cambios en su formación, reaparecerían bajo el nombre de EMPEROR. Su demo Wrath of the Tyrant (1992) sería el abrebocas del majestuoso In the Nightside Eclipse de 1994. Por último, el hombre orquesta tras URUK-HAI que había militado por algún tiempo en OLD FUNERAL, decidió seguir con su proyecto en solitario. ¿Su nombre? BURZUM, y el hombre tras el nombre era Cristian Varg Vikernes.
Grieghallen y el estigma diabólico
Pero este sonido tiene su fundamento en dos elementos musicales que, para muchos, pasan inadvertidos, y el primero de ellos lo constituyen los riffs carácterísticos de Snorre W. Ruch. Si bien Euronymous decía estar ofrmándose sobre teoría musical explorando disonancias y elementos de la música atonal, el riffing que caracterizaría al black metal noruego vendría de una oscura banda llamada STIGMA DIABOLICUM; con ese nombre, Snorre experimentaría con sonidos e instrumentos, grabando tres demos y llevando su sonido un paso más allá en su segunda banda THORNS.
El estilo de riff desarrollado por Snorre, un escalofriante vibrato de gutarra que confería un extraño cntrapunteo armónico a la brutalidad directa de la sección rítmica, es una mezcla de arpeggio y tremolo picking, técnica fácilmente identificable en los primeros segundos de canciones como I Am the Black Wizards y De Mysteriis Dom Sathanas. Este factor, junto a disonancias, escalas específicas intervalos y progresiones de acordes, crean la atm{osfera intimidante que caracteriza al subgénero.
El segundo elemento a tener en cuenta en el sonido del black metal de esta época está en Grieghallen; esta emblemática sala de conciertos ubicada en Bergen, Noruega, —y todo un monumento nacional— aloja también los famosos estudios de grabación Grieghallen, en los uqe Eirik Pytten Hundvin desarrollaría el sonido característico del black metal noruego.
Elegido en primera instancia por la gente de OLD FUNERAL y AMPUTATION para grabar sus demos Abduction of Limbs y Slaughtered in the Arms of God porque, según sus miembros, “eran los que nos quedaban más cerca de casa”, entre 1991 y 1993 las consolas de Grieghallen sentirían la intensidad sonora de BURZUM IMMORTAL, y los álbumes de MAYHEM, ENSLAVED, HADES EMPEROR y MOLESTED.
Army of Darkness – El black metal se alza sobre Europa
Entre 1992 y 1994 surgirían en varias partes de Europa más bandas que hacían suyas estas nuevas propuestas; los belgas Ancient Rites y Enthroned, los fineses Impaled Nazarene y Beherit, los franceses Mutiilation, Vlad Tepes y Belketre y los suecos Dissection y Marduk son sólo algunos nombres que llenarían el lado más oscuro del espectro musical.
La escena griega también se hallaba rebosante de actividad desde finales de los 80’s. Junto a los ya mencionados Rotting Christ, Necromantia y Varathron, lideraron el concepto del black metal en la Hélade, con un sonido alejado de la influencia noruega y letras marcadamente teñidas de ocultismo y magia negra. Sus primeros álbumes son tan importantes para el black metal como cualquier otro proveniente de la península escandinava. Pero este auge estaría signado por la tormenta de sangre y fuego que caería sobre suelo escandinavo ése mismo año.
Pure Fucking Armageddon — La Debacle del “Inner Circle
El detallar la historia de las actividades no musicales del llamado Inner Circle y su posterior debacle va más allá del propósito de esta reseña; sería necesario todo un ensayo para analizar su impacto dentro de un contexto histórico. Sin embargo, bastará un breve repaso para entender cómo los actos impulsivos de un puñado de sociópatas casi acaba con la escena noruega y, por ahú derecho, con el black metal como tal, porque casi terminan matándose entre ellos mismos.
El suicidio de Dead en 1991, explotado publicitariamente por Euronymous, y la imagen de su cadáver, con los sesos esparcidos sobre el lecho, preservada para la posteridad en un momento Kodak reproducido después en la carátula de un LP de la banda; el incendio y destrucción en 1992 de varias Starvkirker, las gigantescas iglesias de madera que databan del siglo XI, orgullo y gloria de la nación noruega (siendo el primero y más famoso de todos el de la stave Fantoft, el 6 de junio); el asesinato de Euronymous el 10 de agosto de 1993 y la captura y posterior condena a 21 años de su homicida, Varg Vikernes, (y los 8 años de càrcel para Snorre por complicidad) marcaron los momentos clave en la debacle del llamado Inner Circle.
Las investigaciones posteriores llevaron en 1995 al encarcelamiento de Faust y Samoth, miembros de EMPEROR —el primero condenado a 14 años por incendio y homicidio y el segundo a 18 meses por incendio— y bandas como IMMORTAL y DARKTHRONE, rechazaron de plano cualquier vínculo personal con alguna forma de satanismo. Todo ello casi acaba con el black metal en el país escandinavo. La escena noruega nunca se recuperaría del golpe casi mortal asestado por Vikernes. Quien quiera mayor información respecto a esta serie de eventos, le recomendamos la miríada de documentales existentes sobre el tema, especialmente Pure Fucking Mayhem.
We’re Satan’s Generation – La Inevitable Consecuencia
En 1994 sale finalmente la obra póstuma De Mysteriis Dom Satanás, la obra pòstuma de Euronymous, a la vez que concluía el sonado juicio por su asesinato. Noruega seguía engendrando más y más bandas; GORGOROTH y SATYRICON hacen presencia en la escena, cada uno de ellos con una propuesta original; algo similar sucede con los suecos DARK FUNERAL y los polacos BEHEMOTH.
Impulsadas por la maligna semilla brotada en Noruega, se formarían varias bandas en todas partes de Europa. Cabe recordar que muchas bandas formadas entre 1992 y 1993 comenzaron a jugar un rol decisivo en el desarrollo y diversificación posterior del subgénero; la música más sombría, oscura y melancólica de este período fue cortesía de “La Legión Negra Francesa”, un círculo de bandas entre las que cabe destacar a MUTILATION, VLAD TEPES y BELKETRE. De esta época también sobresalen el sonido arrasador de los holandeses GOD DETHRONED y la reivindicación nacionalista y la tradición pagana de la Antigua Europa, mediante la introducción de elementos culturales y folclóricos propios de sus países de origen, por bandas como los portugueses MORBID GOD (embrión de los populares MOONSPELL), GRAVELAND de Polonia, los noruegos ISENGARD e IN THE WOODS y el viking metal de EINHERJER y ENSLAVED.
Después de 1995, diversos factores, como la inclusión de instrumentos ajenos al black metal, (en especial teclados), experimentando con otros sonidos y estructuras musicales, marcarían el inicio de nuevas vertientes dentro del black metal. La crudeza de las primeras bandas de la Segunda Ola sería dejada de lado por bandas más atrevidas en sus propuestas, dando lugar a gran cantidad de estilos, diversificando y enriqueciendo el subgénero.
A medida que más y más bandas experimentaban con la introducción de nuevas tendencias e influencias musicales, como el folk, industrial, y la música clásica, aumentaba gradualmente la calidad técnica y tecnológica de sus producciones, como la sofisticación del Aspera Hyemns Simfonia de ARCTURUS, los arreglos del Stormblast de DIMMU BORGIR, el sonido fresco del Anthems… de los reunidos EMPEROR y la experimentación del Filosofem de BURZUM.
Con el auge de las nuevas tendencias musicales dentro del género, han surgido bandas que ejecutan un black metal más accesible, logrando ser reconocidas más por su sonido y su talento que por sus excesos y proclamas. Dado que muchas bandas se inspiraban más en los actos extremos que en el talento musical de las bandas de la mal llamada ‘segunda ola’, algunas bandas que habían empezado en el black metal decidieron inclinarse poco a poco hacia otros estilos como el gótico, el dark, el doom o incluso la música electrónica, aunque conservando su ideología, como Tiamat, Rotting Christ, Moonspell, Root, Samael, Ulver y Behemoth, para mencionar unos pocos.
Esta amplia variedad de sonidos abrió nuevos mercados y, por consiguiente, dio pie a sellos disqueros especializados en el black metal, como Avant Garde y No Fashion Records. El hecho que todos estos cambios se dieran sólo después de la muerte de Euronymous, es mucho más que una simple coincidencia; muchos dicen que se perdió la ‘pureza’ del black metal, y aunque no son pocas las bandas que mantienen viva la llama, el desarrollo del black metal después de 1995 será tema de una próxima entrega de nuestro cursillo.
10 álbumes clave en el desarrollo del black metal
Bathory – The Return… (1985)
Sarcófago – I.N.R.I. (1987)
Bathory – Under the Sign of Black Mark (1987)
Tormentor – Anno Domini (1989)
Mayhem – Live in Leipzig (1990)
Samael – Worship Him (1991)
Burzum – Burzum (1991)
Darkhtone – A Blaze in the Northern Sky (1992)
Emperor – In the Nightside Eclipse (1994)
Mayhem – De Mysteriis Dom.Sathanas (1994)

Qué opinas del Artículo?

comentario(s)

1 Comentario

  1. El black metal va mas alla que solo musica, por el simple hecho de ser ideología, es essencia que eleva el espiritu a otro nivel, siempre y cuando sea escuchado y sentido de una forma no elitista, sino de una forma pura de meditación, por eso me esfuerzo dia a dia en querer hacer musica con mensajes transformadores de mentes libres, enfocando al mal como una manera de ver a todas las personas, mas no en forma ridicula de religiono culto alguno. Musicos hagan música no hagan plata, la plata no sirve de nada, solo corrompe mentes y no deja fluir el objetivo a conseguir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here